Cruzando el sur de la India 1

 

Son las 7 de la mañana cuando el todoterreno repleto de gente y maletas abandona las desiertas calles de Mundgod. Tras los cristales tintados con papel pegatina descoloridos intento controlar el equilibrio para poder retratar las innumerables escenas que aparecen a mi lado. Las tortuosas carreteras no me lo ponen fácil, y repetidas veces mi cabeza o mi lente acaban chocando contra el cristal o el techo.

Los bueyes cargados de fardos de paja comparten carril con los altísimos camiones de marca TATA,  a su vez una gallina hace su entrada triunfal en nuestro carril, que por momentos  se ve invadido por  una  manada de cabras.

Gente con fardos de algodón en la cabeza, mujeres con cántaros de plástico, puestos de refrescos, comida, carteles de películas de Bolliwood, santones con turbante, niñas que se peinan a las puertas de sus casas, mujeres lavando la ropa en el río, familias enteras escondidas entre copos de algodón, en plena recolección, camiones que rebosan pasajeros por los cuatro costados, vertederos improvisados de basura… continuos flashes imposibles de captar por mi lente, debido al continuo traqueteo.

El sueño acrecentado por el intenso calor hace mella y me duermo pese a los chirriantes pitidos. Cuando despierto mi cara y mi cámara están llenas de polvo, y un intenso humo surca la carretera. A un lado de la vía un supuesto incendio controlado hace que el caos se acreciente haciendo extremadamente peligroso el circular.

Pero milagrosamente nuestro coche la deja atrás.

Innumerables veces compartimos carril frente a frente con camiones, tractores o todo terrenos, que en el último segundo desaparecen dejándonos libre el camino.

Y a veces desde este profundo caos, surge un paisaje de ensueño, de colinas verdes y montañas rocosas, de ríos infinitos y niños que gritan divertidos en sus aguas. De elefantes mágicos, de colores, de princesas de las mil y una noche.

Así es India, caótica y bella por igual.

Pasaran muchas horas hasta que por fin divisemos la costa este de la India, Mamallapuram.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un comentario en “Cruzando el sur de la India 1

  1. La verdad es que de vuelta en España, parece que todo esto que hemos vivido juntas es parte de un sueño, un sueño real …. y yo sigo teniendo mucho sueño, muchos sueños…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s