Un nítido horizonte.

Sus caras arrugadas por las duras experiencias acumuladas esperaban pacientemente la ansiosa llegada del día en el que por fin, sus ojos volverían a mostrarles el horizonte mas lejano, y las piedras mas cercanas de los caminos de arena de los campos de refugiados Tibetanos.

Hace algunos meses Sergio Villacampa, Optico Optometrista de profesión, dejó todo para venir a India y chequear la vista a mas de 600 personas de todas las edades, tanto Indios como Tibetanos.  Hoy meses después, se realiza la segunda entrega de gafas a la comunidad Tibetana. Gracias a la Ayuda de la Asociación  Estrella de la Mañana, la Universidad de Zaragoza, y a la 5ª y 11ª delegación regional del Colegio de Ópticos-Optometristas (País Vasco, Cantabria, Navarra y Aragón) mas de 300 personas han conseguido el ansiado deseo de poder volver a ver.

Ya no se tropezarán mas con las piedras del camino, cuando vuelvan de trabajar en el campo, y esquivarán a las temidas serpientes y los niños podrán hacer sus deberes con menor esfuerzo.

Pero sin duda es a los ancianos a los que mas ilusión les produce.  Ahora podrán ver con claridad la carita de sus nietos, y volver a tejer. Algunos incluso ya solo usan uno de sus ojos. El otro lo tienen demasiado cansado.

La alegría al ponerse las gafas era tal que se deshacían en bendiciones.

Con las últimas luces del atardecer, los afortunados contemplaban maravillados un cielo naranja que hacía años no veían tan nítido y claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s