Nacidos Ciegos.

Ser ciego debe de ser difícil en cualquier parte del mundo, pero en un país donde la sola existencia del ser humano es complicada, la ceguera es un valor añadido de problemas a menudo sin solución.
Eso pensó hace unos cinco años Geshe Dorje, monje Tibetano refugiado en Mundgod. Y en su afán por ayudarlos se enfrentó al obstáculo mas grande de todos. El ser humano.
Descubrió como estos niños cuyo único defecto era haber nacido ciegos, eran tratados cual mascotas encadenadas a la pata de la mesa, a la espera de las sobras que pudieran ofrecerles. Sombras arrinconadas sin futuro ni voz.
Tanta crueldad infundada de creencias y mitos, que aseguran que estos niños recibieron un castigo divino por obrar erróneamente en vidas pasada.
Vencidos los obstáculos iniciales, el monje fue demostrando poco a poco la valía de estos niños inteligentes y faltos de cariño, y a el se uniría “ Estrella de la Mañana”, consiguiendo poco a poco devolver la sonrisa a estos niños sin ojos.
Hoy lo celebramos con pollo y dulces, ingredientes de lujo que sumar al arroz cotidiano con mucha agua y chilly. Que lo sigan celebrando depende y mucho del buen hacer de miles de personas que los alumbran desde la distancia.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.